Mavericks borra a Lakers en la segunda mitad

Los Dallas Mavericks se soltaron el pelo en la segunda mitad del juego, a partir de la chichara para el arranque del tercer episodio, cuando borraron una ventaja de 7 unidades que mantenían los Los Angeles Lakers y virtualmente, también hicieron desaparecer de la cancha del STAPLES Center al equipo de Luke Walton, en el resto de la contienda, para superarlos por marcador final de 101-89.

El duelo de la NBA tuvo lugar este jueves en las inmediaciones del centro de entretenimiento angelino, LA Live, y con su triunfo, los texanos sumaron su docena de victorias consecutivas frente a la quinteta oro y púrpura.

A pesar de no contar con su figura, el alemán Nowitzki, los visitantes se apoyaron en un magnífico accionar defensivo que limitó a la oposición a únicamente 13 puntos en el tercer episodio, mientras la figura de Deron Williams se engrandecía, pues pesar de que solo encestó 8 puntos, entregó 9 asistencias.

En el órden de puntos, se destacaron Wesley Matthews, autor de 20 unidades, entre ellas, 4 canastas de 9 intentos desde la distancia, lo mismo que Harrison Barnes, quien sumó 17 puntos, mientras que entre Dwight Powell Devin Harris aportaban otros 28.

Por los Lakers, volvieron a aparecer varios de sus elementos con doble dígitos, incluyendo a Julius Randle, quien lograba 18, Nick Young que se hacía responsable de otros 17, en tanto que D’Angelo Russell y Jordan Clarkson sumaban 15 cada uno, todo, en una causa perdida.

Porque además del buen quehacer ofensivo, los texanos le pusieron grilletes a los dueños de casa en esta segunda parte del duelo, aspecto en el que la presencia del pivote tunecino Salah Mejri, quien apareció sobre la duela en el cuarto acto, para ganar 6 rebotes, repartidos equitativamente en ambos tableros, además de anotarse con 4 puntos, para redondear la noche de los Mavericks que comanda el estratega Rick Carlisle.

Dallas llegaba a la ciudad saboreando una racha de 11 triunfos seguidos frente a la quinteta angelina que había logrado su más reciente triunfo, como local, ante los Mavericks, el 2 de abril de 2013, con pizarra de 101-81.

Jugando contra los texanos en el STAPLES Center, el equipo oro y morado tiene ahora una marca de 21-12.

Los visitantes iniciaban la contienda marcando la pauta, hasta lograr una inicial ventaja en la cuenta que llegó a ser de 7 puntos.

Sin embargo, los muchachos que conduce Luke Walton lograron darle la vuelta y llegaron al final de la primera etapa con ventaja de 27-26.

El segundo acto fue de un mayor dominio de los dueños de casa y a pesar de que los Mavericks se mostraban más certeros desde la zona de tres puntos, con 3 aciertos en 5 intentos, mientras que los angelinos fallaban sus dos remates desde el downtown, los locales finalizaban este segmento con un marcador que indicaba 57-50 al decretarse el final de la primera mitad de la contienda.

Pero en la segunda parte, todo cambió.

Los inquilinos del STAPLES Center (12-23), habían entregado un magnífico regalo navideño a sus seguidores, al cortar una larga cadena de derrotas frente a su rival de patio, los Clippers de Los Angeles, pero en su siguiente compromiso, la quinteta oro y púrpura volvió a las andadas, luego de dar una formidable batalla al Jazz de Utah, que terminó imponiéndose por marcador final 102-100, el pasado martes, en el mismo inmueble de LA Live.

Los Lakers siguen intentando salir del cuarto escalafón que ocupan en la División del Pacífico.

El equipo de Dallas venía con dos derrotas seguidas y con una de las peores marcas de la NBA, y ahora suman 23 tropiezos, contra únicamente 10 triunfos, para ubicarse en el último puesto de la División Suroeste.

Fue por ello que cuando un colega le pedía al estratega Carlisle que describiera los momentos más destacados de los Mavericks en el año que culmina, el coach, luego de un prolongado silencio, respondió:

‘’Para el 2017, esperamos mejores cosas, dentro de una temporada en que el equipo atraviesa por una etapa de transición’’, dijo, saliéndose por la tangente.

Manifestó su confianza en jugadores jóvenes que, según sus palabras, pueden llegar a convertirse en los pilares de su quinteta, como es el caso del puertorriqueño José Juán Barea, quien no vió actividad en este encuentro, debido a un tirón muscular en su extremidad inferior izquierda, o como el argentino Nicolás Brussino.

‘’El es muy jóven, se encuentra todavía en el proceso de adaptación, en el aprendizaje del idioma, pero considero que nos será de enorme utilidad en el futuro’’, anticipó Carlisle, que también destacó la labor de los más veteranos de la institución, que dedican parte de su tiempo aconsejando, orientando a los jugadores más jóvenes.

‘’Algunos de ellos, podrían incluso estar dando sus primeros pasos como entrenadores, una vez que finalicen su carrera como basquetbolistas’’, sentenció el dirigente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *